Autos

Construyendo el Toyota Hilux de Aoshima

escala 1/24

por Alexander Yañez © 2006 Modeler Site

Aviso legal

Ningún material de MS puede ser copiado, reproducido total o parcialmente, republicado, descargado de la red, trasmitido, anunciado, o distribuido de forma alguna, por ningún medio existente y o por inventar. A sola excepción de que usted descargue de la red una copia de los materiales en una sola computadora para su uso personal familiar, no-comercial, a condición de que usted mantenga intactos los derechos de propiedad literaria y otros avisos de propiedad. La modificación de los materiales o uso de los materiales para cualquier otro propósito es una violación de los derechos de autor y otros derechos de propiedad de Damian Covalski . Para los fines de estos términos, el uso de cualquier material perteneciente a MS en cualquier otro sitio WEB o computadora conectada a una red distinta de Internet esta terminantemente prohibida.

Lea más aquí > Aviso legal


Desde hacía años tenía guardada esta camioneta 4x4 en mi lista de espera, y antes de comprarla ya tenía pensado que le agregaría algunos accesorios off-road. Comencé lavando las piezas con agua jabonosa y a medida que las iba necesitando las iba quitando del arbol. Decidí empezar a trabajar la carrocería. Para ello utilicé lija resistente al agua de grano 1200 para eliminar las rebabas, marcas de molde y conseguir que la pintura agarrara mejor. Apliqué la lija empapada en agua hasta que la carrocería quedó mate.

 


Se me ocurrió que los aletines deberían quedar perfectamente integrados en la carrocería, formando un todo (algo que no es del todo fidedigno a las Toyota Hilux reales, pero me apetecía hacerlo) y para ello puse abundante masilla epoxy putty dentro de los mismos después de haber raspado con lija resistente al agua #400 y haber hecho unas pequeñitas perforaciones en el borde de los pasos de rueda con una broca de 0.7 mm.

De esta forma me aseguraría que la masilla agarraría perfectamente en la carrocería y que luego podría lijar los excesos sin miedo a arrancar los aletines. El proceso de lijado de la masilla fue bastante engorroso, y necesitó mucho tiempo y paciencia para lograr un buen acabado, pero ya sabemos que una de las virtudes de los modelistas es precisamente la paciencia.
 


Tras su correspondiente lavado, ayudándome de un viejo cepillo de dientes, que se encargaría de eliminar cualquier resto de masilla o plástico incrustado en cualquier recoveco, y su posterior secado ayudándome de papel de cocina, se imprimó con esmalte (creo recordar que fue con Tamiya blanco mate XF2). Di unas dos capas ligeras. Hice lo mismo con el suelo del vehículo.

Llegó entonces la hora de la pintura. Apliqué unas cuatro o cinco capas de esmalte Tamiya de color amarillo brillante X8. Dejé secar la carrocería una semana. Lamentablemente quedo alguna piel de naranja, y por ello tuve que lijar utilizando las lijas en stick de SMS. Empecé con #4000 finalizando con #12000. Lijé en exceso algunas esquinas, motivo por el cual tuve que volver a pintar partes de la caja de carga.

 


Se aplicaron las pocas calcomanías y llegó la hora del barnizado con esmalte Tamiya diluido con su correspondiente disolvente para asegurarme la total transparencia. El modo de aplicación que empleé fue el mismo que utilicé para la pintura. Afortunadamente con el barniz conseguí una mejor terminación y apenas tuve que darle unas pasadas con lija 8000 y 12000.

Para rematar el brillo apliqué dos capas de cera para automóviles Turtle Wax frotándola con una tela de algodón. Cuidadosamente guardé muy bien la carrocería y continué con otras facetas del armado del vehículo.

 

Los dos faros normales (no hablo de los auxiliares) de la camioneta no eran realistas puesto que no tenían esa profundidad que tienen los focos. Entonces se me ocurrió que lo mejor sería poner masilla epoxy putty en la parte de atrás de los faros, dejarla endurecer unos días y luego reforzarla en sus esquinas con un poco de cianoacrilato.

Entonces, por la parte de delante (por donde se ve el faro) empecé haciendo un agujerito con una broca de 1mm. Cuando perforaba un poco cambiaba la broca por una 0.5 mm mayor y así sucesivamente hasta llegar a una de unos 3 mm. De esta forma hemos conseguido hacer un agujero. Como el faro es cuadrado las esquinas no se perforaron. Llegó la hora de armarse de paciencia, y cuidado para eliminar esos bordes y conseguir un agujero cuadrado. Luego tuve un arduo trabajo de lijado para dejar liso ese agujero. Utilicé trocitos de lijas 600, 800 y 1200 empapadas en agua que sujetaba con la ayuda de unas finas pinzas. Tardé mucho tiempo en dejar lisa la pieza.

Fue después cuando tuve que cortar una pequeña pieza del frontal de la carrocería, justo donde irían los faros y calandra debido a que ahora la pieza de los faros sobresalía hacia atrás fruto del relleno que le di con la masilla. El corte no tuvo ninguna complicación puesto que la pieza era rectangular y el plástico de Aoshima es bastante blando. Con un cutter y unos minutos tuve suficiente. Para las partes cromadas utilicé Alclad II cromo.

Se aplica sobre una base negra de esmalte y tiene que estar muy bien pulida (usando lijas finas hasta la 12000 si es necesario). Cualquier defecto en la base negra se notará después. Pinté a unos 12 - 15 PSI a pocos centímetros de la pieza en cuestión. Doy sólo 2 capas finas dejando pasar unos minutos entre ellas.

Al pintar con Alclad II deposito gran cantidad de pintura en el tarro y mientras pinto lo muevo para que se mezclen las partículas que forman la pintura y quede mejor.

Hubo otras piezas que por su forma fue más sencillo cromar usando lámina de metal de la marca Modeler´s. Fue el caso de las manecillas de las puertas y del marco de la luna delantera.
 


La defensa delantera, parachoques trasero, esnorkel, gancho del cabestrante con su correspondiente cable y rodillos fueron realizados en scratch. Fabriqué dos esnorkel, hasta quedar satisfecho con el resultado. Lo mismo con la defensa delantera. Para hacer los rodillos del cabrestante tuve que empleármelas con nervios de acero para pegar trozos de agujas hipodérmicas de distintos calibres usando cianoacrilato.

Para la defensa delantera y esnórkel utilicé unos trozos de alambre de varios milímetros de grosor y con mucha paciencia les di la forma adecuada. Me tomó tiempo el quedar satisfecho con el resultado de los mismos, motivo por el cual debí hacer varios.

El gancho del cabrestante no es más que un poco de masilla epoxy putty a la que le di la curvatura necesaria.

La colocación de los 4 faros de la barra de vuelco también tuvo su trabajo pues en la barra no venía ningún tipo de agujero para pegar los faros, sino que tuve que ser yo el que los hizo con una broca. Menos mal que hace tiempo tuve la genial idea de cortar una lámina de madera a tamaño DIN A4 y pegarle encima una hoja de papel milimetrado. Con él me basé para medir las distancias y luego hacer unas pequeñas marcas para más tarde perforar con una broca. Los faros y cristales fueron pegados con Kristal Klear.
 


Los neumáticos fueron lijados con una 400 para eliminarles la rebaba central.

 


Los cinturones de seguridad fueron realizados con estaño. Tengo una lámina de estaño de tamaño DIN A4 y con ayuda de una regla corté una larga tira a 2 milímetros de anchura. Corté los trozos necesarios, les di la forma necesaria, los sujeté con cuidado y los pinté. Las hebillas también las hice con lámina de estaño pero no consigo quedar del todo satisfecho con su realismo. Es una pieza muy difícil de cortar dado su pequeño tamaño y a que tengo unas grandes manos. Intentaré conseguir unas en fotograbado para mis próximos modelos.
 


En cuanto a los bajos, debo comentar que el piso del vehículo y bajos del motor recibieron lavados con acrílico negro mate. Apliqué la técnica de pincel seco con un color gris a las aristas de las vigas del chasis, barras estabilizadoras y palieres. Para ello basta con utilizar un pincel plano que sea algo duro, impregnar su punta con el color en cuestión, secarlo sobre una servilleta hasta que prácticamente no le quede pintura y luego pasarlo rápidamente por las esquinas de las piezas que comenté hasta ir viendo que van adquiriendo una pizca de color emulando roces y desgastes.
 


Después de pintar en color plateado el tubo de escape, apliqué en varias de sus partes pintura naranja transparente con el aerógrafo a corta distancia de la pieza, con menor presión de aire y con la aguja bastante cerrada. La intención no es colorear de naranja, sino transmitir cierta tonalidad anaranjada para transmitir un efecto de recaldado por el calor. A veces sobre ese tono anaranjado también aplico color smoke para dejarlo algo más oscuro, pero en este caso no lo hice.
 


En general he quedado bastante contento con la marca Aoshima. Mi modelo traía bastantes piezas y bien moldeadas. Si acaso el encaje de la caja de carga no queda 100% nivelada pero es un mal menor que sólo es visible si uno se fija mucho y el detalle de que los dos faros convencionales no habrían quedado reales sin mi esfuerzo, pero afortunadamente logré solventar el fallo.
 



Apóyenos ordenando nuestras notas en PDF > Aquí